Inicio > Varios > EL AVATAR, SU NATURALEZA Y MISION

EL AVATAR, SU NATURALEZA Y MISION

EL DESPERTAR SAI · has posted a new entrada de blog.

Manage alerts settings

Entrada de Blog EL AVATAR, SU NATURALEZA Y MISION Jul 21, ’10 3:37 PM
para Todos
El Avatar, su naturaleza y misión

 

     “Las encarnaciones de los Avatares (purushas avathara) no acumulan el mérito ni el demérito de nacimientos anteriores que, si fueran mortales comunes, tendrían que pagar. El suyo es un Lila (Juego Divino), un nacimiento asumido. Tanto la bondad de los buenos como la maldad de los malvados constituyen razones para la aparición del Avatar del Señor. Por ejemplo, tomemos al Avatar de Narasimha. El mérito de Prahlada y la maldad de Hiranyakasipu se combinaron para Su aparición. Como resultado de la venida del Señor, los buenos serán felices y los malos sufrirán. El Avatar, sin embargo, no tiene ni gozo ni pesar, aun cuando se encuentre envuelto en el cuerpo que ha tomado. El Avatar no está constituido por los cinco elementos; es espiritual (chinmaya), no material (mrinmaya); nunca puede ser perturbado por el egoísmo o por los sentimientos de posesión; tampoco es tocado por el error que nace de la ignorancia. Aunque los hombres puedan, erróneamente, confundir a un Avatar con un simple ser humano, eso no afecta la naturaleza de tal encarnación; él ha venido para una misión específica y ha de cumplirla.

     ”Te diré en qué consiste esa misión: en proteger a los ‘sadhus’, castigar a los malvados y apoyar al Dharma. Por sadhus no quiero indicar los monjes y ascetas a que generalmente se refiere esa palabra, que significa sadhu-guna, bondad, rectitud, virtud, características que pueden tener también los animales y hasta los insectos. En verdad, el fomento de la cualidad del satva (pureza, equilibrio) es el mejor medio de alentar a los sadhus. El Avatar es la encarnación de este guna (atributo) sagrado, y por eso lo fomenta dondequiera que se halle; pero puesto que los sannyasines (renunciantes) se están esforzando por obtenerlo, se les da el nombre de sadhus y se supone que han sido especialmente bendecidos por el Señor.

     ”Sólo que éstos no son los únicos sadhus. Todos aquellos que observan las buenas acciones (sadachara), que tienen buenas costumbres (sadsila), que se adhieren a la Verdad (sathya), que añoran la presencia del Señor (samnidhi), que observan el Dharma, que consideran a todos como sus semejantes (samana); todos éstos son sadhus. Esas características se encuentran, como ya dije, hasta en los animales y en las aves. En el Ramayana, Jatayu se salvó gracias a esta cualidad. Esa es la razón por la cual el elefante fue bendecido y a los monos se les dio la oportunidad de servir y ser bendecidos por Su Gracia. La misma razón movió al Señor a bendecir a la ardilla. Un sadhu no se hace con un rosario, una túnica amarilla y un bastón en la mano. Las ropas que se usan y el lenguaje en el cual alguien se expresa no determinan quién es un sadhu y quién no; son sus cualidades las que lo caracterizan.

Todos los animales tienen la potencialidad de ser buenos; por tanto, promover la bondad en todos es el mejor medio de asegurar el bienestar del mundo.

     ”Luego, el castigo de los malvados. Quienes transgreden los límites fijados para cada tipo o género de animal, quienes se entregan a la inacción (akarma), al desorden (anyaya) y a la mala conducta (anachara), y que vagan por doquier, siempre sujetos por los amarres del egoísmo (ahamkara), tienen que ser castigados; aquellos que han permitido que predominen en ellos las cualidades de la inercia y de la impureza y dejan que se extinga en ellos la bondad, y en esa forma han perdido toda traza de compasión (daya), de Rectitud (Dharma) y de generosidad (danam), tienen que ser castigados.”

     En tercer lugar, Krishna informó a Arjuna que el promover el Dharma era también Su tarea. La palabra “sadhu” tiene otro significado importante en relación con todo esto. Un sadhu es aquel que no se desvía de su deber, cualquiera sea la tentación y cualquiera sea el peligro que lo amenace. Los malvados gozan creándoles problemas a estos hombres y entregándose a prácticas contrarias a los mandatos de los Sastras. ¿Qué es, entonces, establecer el Dharma? Es actuar en estricto acuerdo con aquél establecido en los Sastras; difundiendo entre la gente la gloria y el esplendor de una vida vivida en la Rectitud (Dharma); estableciendo reverencia por los Vedas y los Sastras, por Dios, los Avatares y grandes Seres Divinos (Paramapurushas), y por las prácticas espirituales (sadhana) que conducen a la Liberación y a la obtención de una bendición que va más allá de esta vida. Se llama restablecimiento del Dharma (Dharmasamsthapana), protección del Dharma (Dharmarakshana) o mantenimiento del Dharma (Dharmoddharana). “Sea lo que sea que Yo haga, todo lleva este elevado propósito; nada es para Mi propio progreso. Aquellos que conocen este secreto pueden escapar al nacimiento y a la muerte”, dijo Krishna.

     Sentir que el Señor está lejos, separado de ti, a eso se le llama conocimiento sin discernimiento (paroksha jñana). Sentir que el Señor, inmanente al Universo, está en ti también como el Alma, eso es conocimiento discernidor (aparoksha jñana). Si toda actividad es promovida por el espíritu de dedicación, el hombre que la realice puede volverse puro. “Sólo aquellos que tienen conciencia pura pueden reconocer la Naturaleza Divina del nacimiento y del karma del Señor”, dijo Krishna. No todos pueden reconocerlos como divinos; sin embargo, nadie debería evadir el contacto con el Señor cuando ha venido en forma humana. Pon tu mejor empeño y aprovecha cualquier oportunidad. No debes desmayar.

     Esto se recalca en el décimo verso de este capítulo, donde se enumeran las señales que debe presentar el candidato digno (adhikarin). “¡Arjuna! No todos pueden comprender la Divinidad de Mi nacimiento (janma) y de Mi karma. Solamente aquellos que están libres de apego, de odio, de temor y de ira; sólo aquellos que están sumergidos en el Nombre y en la Forma del Señor; que no conocen otro apoyo que el Mío, que están santificados por el Conocimiento del Atma; sólo ésos pueden captarlo. Aquellos que Me busquen sin descanso, poseedores de Verdad (Sathya), de Rectitud (Dharma) y de Amor (Prema), me alcanzarán. Esto es absolutamente cierto, créemelo. Desecha cualquier duda.

     ”Los hombres vuelven impura su conciencia interna al enfocarla hacia el mundo objetivo, por ignorancia. Se deleitan con un simple sonido, sabor o forma. Cuando buscan el placer objetivo, sienten la tentación de obtener los objetos que proporcionan ese placer y frustrados en su intento, se inquietan, se vuelven odiosos y temerosos. El temor despoja al hombre de sus facultades mentales y genera en él la ira que no puede aplacar fácilmente. En esa forma, el deseo, la ira y el temor son despertados uno tras otro, y los tres tienen que ser eliminados. Arjuna, examina en tu mente estos hechos y luego actúa. Vuélvete razonable. Ten fe en Mis palabras.”

     Arjuna escuchó todo esto y preguntó: “¡Nandakumara! ¿Por qué no puedes volver asequible a todas las personas este sagrado y elevado estado de conciencia? Te has anunciado a Ti mismo como la propia forma del Amor y de la compasión. ¿Por qué, entonces, esta parcialidad? Tengo que declarar que esto parece un favoritismo, puesto que confieres ese estado únicamente a los que poseen Conocimiento (jñanis) y se lo niegas a los que no lo tienen. Yo hasta diría que la persona ignorante (ajñanis) que carece de capacidad para el discernimiento, la persona que, como el péndulo del reloj, vira de una cosa a la otra, merece más Tu Gracia. El sabio (jñani) lo sabe todo; él está consciente de que el Universo es una maya (ilusión) de Vishnu; ¿por qué, entonces, ha de dársele más claridad? Ya no necesita más gracia”.

     Krishna replicó: “Sí. Los hombres generalmente se sienten abrumados por tales dudas. Tú representas a la humanidad, de modo que tu duda es la duda de la humanidad. Al aclarártela, puedo también anunciar Mi mensaje a la humanidad. Escucha: aquellos que me buscan son de cuatro clases. Uno está siempre agotado por los males que afectan a su cuerpo; es el artha. El otro está preocupado por luchar para alcanzar la prosperidad, el poder, la ventaja, las propiedades, la descendencia, etc. Ese es el artha-arthi, el buscador de bienestar. El tercero anhela la realización del Atma, lee las Escrituras y los textos sagrados, se procura la compañía de aspirantes espirituales, actúa según las líneas trazadas por los sabios como enseñanza virtuosa y siempre es motivado por la ansiedad de alcanzar la presencia del Señor. Este es el buscador espiritual (jijñasu). El cuarto es el sabio (jñani). Este está sumergido en el verdadero conocimiento de Brahma (Brahmatatvam).

     ”El primero, el artha, me adora solamente cuando se encuentra en dificultad y sufre de tristeza o de dolor. Cuando me implora, Yo le escucho y lo satisfago únicamente en relación con esa determinada dificultad, esa determinada tristeza o dolor. Así también, cuando el segundo (artha-arthi) ora por riquezas o posición o poder, o una situación elevada, Yo le escucho y le otorgo únicamente la cosa precisa que él anhela. El buscador espiritual (jijñasu) es bendecido con la oportunidad de realizar su karma sin deseo de recibir sus frutos (nishkama karma), de ser guiado por un gurú apropiado, de poseer un intelecto lo suficientemente agudo como para discriminar entre lo que es Atma y lo que no; de esta forma es ayudado para alcanzar la meta. Yo lo bendigo para que se salve de las distracciones y para ayudarlo a concentrarse en la meta única para alcanzar su Liberación.

     ”Soy como el árbol colmador de deseos (Kalpavriksha). Mi labor es darle a cada cual lo que pide. No tengo ni prejuicios ni favoritismos. Ni siquiera la sombra de la crueldad puede tocarme. Ninguna falta puede imputárseme. Los rayos del Sol caen en forma pareja sobre todos aquellos que están en su camino; pero si uno se encuentra debajo de algo, como por ejemplo, dentro de un cuarto cerrado, ¿cómo podría el Sol iluminarlo? Entonces, cultiva los anhelos más elevados y alcanzarás los estados superiores. La falta está en el aspirante y sus aspiraciones, no en la actitud del Señor.

     ”¡Arjuna! El hombre deja de reverenciarme y de buscarme, a Mí que soy su propio ser. ¡Qué necio! No está ansioso de alcanzarme; pero por otra parte, persigue logros menores, que son temporales, falsos, transitorios. Te diré la razón de esta extraña y estúpida conducta. La dedicación al karma da resultados inmediatos; el hombre busca lo que es asequible aquí y ahora, en forma concreta, susceptible de ser captada por los sentidos. El hombre generalmente considera la realidad última como demasiado difícil de lograr; y así se deja atraer por los placeres frívolos, alejándose del gozo pleno que deriva del hecho de trascender los sentidos.

     ”El logro del conocimiento (jñana) es la victoria interna y se gana después de una larga y ardua lucha. Los hombres generalmente carecen de la paciencia necesaria; además, le conceden mayor importancia al cuerpo denso (sthula sarira). El cuerpo sólo puede sentirse feliz con los objetos que complacen sus sentidos, y por eso, los hombres no buscan el conocimiento que los llevaría por senderos apartados de los sentidos. Anhelan tener los poderes para la acción (karmasiddhi), pero no procuran los del conocimiento (jñanasiddhi). Los cautivos de los impulsos del intelecto son menos que los cautivos de los sentidos y sus impulsos. Los de mentalidad sensual son atraídos por lo obvio, lo patente, lo perceptible y lo físico. Los pocos que tienen una mentalidad inclinada hacia lo espiritual anhelan lo imperceptible, la invisible Bienaventuranza de fundirse en el Absoluto Universal. El suyo es el sendero correcto. La dedicación exclusiva al karma es el incorrecto. Mi tarea es explicarles a todos el valor de los karmas correctos (dharma-karmas) y que han de ser adoptados después de hacer una adecuada distinción.

     ”Pero, Arjuna, hay un método para reavivar el Dharma, la tarea para la cual he venido. Es la organización de las cuatro clases o varnas (chathurvarnyam), basadas en la actividad (karma) y la cualidad o característica (guna) de cada uno. El sistema de las clases o castas (varna) es esencial para el funcionamiento del mundo. Su significado no es fácil de captar. Algunos se desvían por creer que causa inquietud y divide a los hombres. Pero si se analiza el problema, entonces se verá claramente cuál es la verdad. Considerar que el sistema de castas no es benéfico, sólo muestra ignorancia. Un juicio semejante crea confusión. Yo he establecido esta organización con el objeto de promover el bienestar del mundo, es decir, su tranquilidad (lokakshema). Las castas o clases ayudan al hombre a elegir las actividades que vayan

de acuerdo con sus capacidades y de esa manera realizarse a sí mismo. Sin esa diferenciación el hombre no puede lograr la felicidad ni por un momento.

     ”Para lograr éxito en las actividades el sistema de castas es como el mismo aliento. Aquellos que están dotados del guna sátvico (puro y equilibrado), que han alcanzado el pleno Conocimiento de Brahman (Dios), que promueven la vida espiritual, moral y progresista, que ayudan a los demás a lograr la Bienaventuranza de visualizar la realidad de su naturaleza, ésos son los brahmines. Aquellos que montan la guardia y protegen el sólido sistema político, la ley y la justicia, así como el bienestar y la prosperidad del país, que protegen el orden moral establecido y mantienen controlados a los malvados y a los inmorales, que acuden al salvamento de los débiles y de los afligidos, ésos son los guerreros (kshatriyas).

     ”Aquellos que almacenan y proveen dentro de límites apropiados lo necesario para que toda la gente pueda llevar una existencia física feliz, son los vaisyas o comerciantes. Aquellos que colocan los cimientos del bienestar humano mediante actividades de servicio y aportan la fuerza y los músculos, son los sudras. Así es como he establecido estas cuatro castas. Si estas castas desempeñan los deberes que se les han asignado, la humanidad alcanzará un progreso cabal. Como resultado de este sistema, se obtiene una división del trabajo y los individuos llevan una vida social feliz y armoniosa, sin pesar ni temor. Este sistema de las castas es un ejemplo de la Gracia que el Señor ha conferido a la India.”

     La gente de la India es en verdad bendita, pues considera cada acto suyo como la mera ejecución de la orden del Señor y como algo que la conduce hacia Su Gracia. Hay que reflexionar sobre este punto. Es un tema importante. El divino mandato se encuentra ahora ante el gran peligro de verse reducido a la nada. Si los dirigentes cambian este sistema de clases, el mundo no obtendrá el bienestar. Mucha gente arguye y opina que la India llegó a la triste condición en que se encuentra, debido a este sistema de castas. Pero estas personas deberían reflexionar un momento y formular estas otras preguntas: ¿Ha sobrevivido el país como resultado de este sistema o ha llegado a esta triste condición porque el sistema se ha debilitado? Entonces, basados en una atinada conclusión, podrán aconsejar la eliminación de las clases. Si la gente critica la organización de las castas sin haber hecho una investigación imparcial, su opinión no debe tomarse en cuenta.

     Por supuesto, es un hecho que el sistema se ha desviado de su propio sendero y se ha encaminado en direcciones equivocadas; esto lo han notado muchos grandes hombres. Pero esto no puede ser razón suficiente para condenarlo. Por el solo hecho de que la pierna esté desempeñando el trabajo de la mano y la cabeza la función de los pies, no es aconsejable cortar las manos y los pies. Tienen que hacerse esfuerzos para enderezar las cosas, en vez de destruir el sistema mismo.

     El sistema de las clases no es la causa de toda esta confusión e inquietud. La falta estriba más bien en la forma desordenada como se ha desarrollado. Se convirtió en un juguete en manos de toda clase de gente y así perdió su simetría y armonía originales. Este sistema es esencial, no tan sólo para la India, sino también para el mundo. En países fuera de la India, este sistema no es desconocido. El nombre podrá ser diferente; pero su funcionamiento es el mismo. Allá también hay cuatro clases de personas: los que enseñan (sikshaka varga), los que cuidan (rakshaka varga), los que proveen (vanig varga) y los trabajadores (sramika varga). En la India, las clases se determinan por el origen del individuo; en otras partes del mundo por la actividad que desarrolla o karma, o sea por el trabajo que cada uno desempeña. Esa es la distinción.

     Ahora bien, entre los brahmines que fueron honrados al ser colocados en el primer cuadro, muchos son los que han abandonado el sendero y se han perdido por caminos indignos. De igual manera, en la cuarta casta, la de los sudras, se pueden ver muchos que están motivados por ideales sagrados, por elevadas aspiraciones espirituales, y que están luchando por lograr pureza mental como un medio de realizarse. Por el solo hecho de que estas cosas sucedan, no es apropiado concluir que la organización de las cuatro castas en que está dividida la sociedad humana es inútil.

 

Bhagavan Sri Sathya Sai Baba

Extraído del libro: “El Gita”, capítulo VIII.

saibabaavatar

Agregar un comentario

   

Copyright 2010 Multiply, 6001 Park of Commerce Blvd, Boca Raton, FL

Deja de recibir e-mails, lee nuestra política de privacidad, o informa de un abuso: haz click aquí

Anuncios
Categorías:Varios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: