Inicio > Vida Sai Baba > Revelaciones sobre el Avatar Sai

Revelaciones sobre el Avatar Sai

 

Revelaciones sobre el Avatar Sai

 

En una ocasión, en 1917, Baba llamó a Abdul Baba, a Nana Chandorkar, a Mhalsapati, a Das Ganu y a otros y comenzó a preguntarle a cada uno: “¿Saben ustedes quiénes son?”. Cada uno respondió: “Soy tu sishya (discípulo)”. Baba dijo: “¡Tonterías! No usen más ese término. Yo no tengo discípulos en este mundo. Tengo innumerables devotos. Ustedes no reconocen la diferencia entre un discípulo y un devoto. Cualquiera puede ser un devoto, pero ése no es el caso de un discípulo. Un discípulo es aquel que cumple implícitamente los mandatos del gurú (el preceptor). La señal del sishya es la devoción total por el preceptor. Sólo el hombre que dice ‘Yo no tengo a nadie en el mundo más que al preceptor’ es un discípulo. ¿En qué medida han respetado ustedes mis preceptos? ¿Qué derecho tienen a declarar que son mis discípulos? Sólo el que me sigue como mi sombra puede declarar que es mi discípulo. El devoto es aquel que le ora al Señor dondequiera que se encuentre. Por lo tanto, hay una gran diferencia entre un discípulo y un devoto. El discípulo y el preceptor son como dos cuerpos con un solo espíritu. El discípulo no debe sentirse separado del preceptor. Debe sentir: ‘Tú y yo somos uno’. No se encuentran tales discípulos en el mundo. Hay millones de devotos, pero no discípulos”.

 

     Al oír esto, Shyam sintió un profundo dolor. Pensó para sí: “Nada me interesa, salvo servir a tus pies”. Entonces, Baba entró en otra habitación y llamó a Shyam. “En el mundo entero, para mí tú eres el único discípulo. Todos los demás son sólo devotos”. En ese momento, Shyam cayó a los pies de Baba y exclamó: “Sólo Tú, sólo Tú” (eres mi refugio) y exhaló su último aliento.

     En sus más de 82 años de vida, Baba (Shirdi) jamás había derramado una lágrima en presencia de los devotos. Cuando Shyam murió, Baba derramó tres lágrimas. Los devotos presentes allí dijeron: “¡Swami! ¿Por qué te sientes tan apesadumbrado? Todos están en tus manos”. Baba respondió: “¡Queridos hijos! No siento ningún pesar. Casi todos sus pecados ya habían sido borrados. Con estas tres lágrimas que derramé, los pecados restantes (de Shyam) han sido lavados”.

         Todo cuanto Baba decía o hacía era únicamente para el bien de los devotos.

 

Ver texto completo en archivo adjunto y en el siguiente enlace


Revelaciones sobre el Avatar Sai.doc

http://www.youtube.com/watch?v=KQRj-2KoVAM 

 

 

 

Anuncios
Categorías:Vida Sai Baba
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: