Archivo

Archivo para la Categoría "Vida Sai Baba"

Sathya Shivan Sundaram I – La Vida de Sathya Sai Baba

Categorías:Sathya Sai Baba

Sathya Shivan Sundaram II – La Vida de Sathya Sai Baba

Categorías:Sathya Sai Baba

Sathya Shivan Sundaram III – La Vida de Sathya Sai Baba

Categorías:Sathya Sai Baba

Sathya Shivan Sundaram IV – La Vida de Sathya Sai Baba

Categorías:Sathya Sai Baba

Sathya Shivan Sundaram V – La Vida de Sathya Sai Baba

Categorías:Sathya Sai Baba

Sathya Shivan Sundaram VI – La Vida de Sathya Sai Baba

Categorías:Sathya Sai Baba

Shirdi Sai Baba

Categorías:Shirdi Sai Baba

Revelaciones sobre el Avatar Sai

 

Revelaciones sobre el Avatar Sai

 

En una ocasión, en 1917, Baba llamó a Abdul Baba, a Nana Chandorkar, a Mhalsapati, a Das Ganu y a otros y comenzó a preguntarle a cada uno: “¿Saben ustedes quiénes son?”. Cada uno respondió: “Soy tu sishya (discípulo)”. Baba dijo: “¡Tonterías! No usen más ese término. Yo no tengo discípulos en este mundo. Tengo innumerables devotos. Ustedes no reconocen la diferencia entre un discípulo y un devoto. Cualquiera puede ser un devoto, pero ése no es el caso de un discípulo. Un discípulo es aquel que cumple implícitamente los mandatos del gurú (el preceptor). La señal del sishya es la devoción total por el preceptor. Sólo el hombre que dice ‘Yo no tengo a nadie en el mundo más que al preceptor’ es un discípulo. ¿En qué medida han respetado ustedes mis preceptos? ¿Qué derecho tienen a declarar que son mis discípulos? Sólo el que me sigue como mi sombra puede declarar que es mi discípulo. El devoto es aquel que le ora al Señor dondequiera que se encuentre. Por lo tanto, hay una gran diferencia entre un discípulo y un devoto. El discípulo y el preceptor son como dos cuerpos con un solo espíritu. El discípulo no debe sentirse separado del preceptor. Debe sentir: ‘Tú y yo somos uno’. No se encuentran tales discípulos en el mundo. Hay millones de devotos, pero no discípulos”.

 

     Al oír esto, Shyam sintió un profundo dolor. Pensó para sí: “Nada me interesa, salvo servir a tus pies”. Entonces, Baba entró en otra habitación y llamó a Shyam. “En el mundo entero, para mí tú eres el único discípulo. Todos los demás son sólo devotos”. En ese momento, Shyam cayó a los pies de Baba y exclamó: “Sólo Tú, sólo Tú” (eres mi refugio) y exhaló su último aliento.

     En sus más de 82 años de vida, Baba (Shirdi) jamás había derramado una lágrima en presencia de los devotos. Cuando Shyam murió, Baba derramó tres lágrimas. Los devotos presentes allí dijeron: “¡Swami! ¿Por qué te sientes tan apesadumbrado? Todos están en tus manos”. Baba respondió: “¡Queridos hijos! No siento ningún pesar. Casi todos sus pecados ya habían sido borrados. Con estas tres lágrimas que derramé, los pecados restantes (de Shyam) han sido lavados”.

         Todo cuanto Baba decía o hacía era únicamente para el bien de los devotos.

 

Ver texto completo en archivo adjunto y en el siguiente enlace


Revelaciones sobre el Avatar Sai.doc

http://www.youtube.com/watch?v=KQRj-2KoVAM 

 

 

 

Categorías:Vida Sai Baba

El Afortunado Sri Ratnakaram Pedavenkamaraju (padre de Sai Baba)

 

El Afortunado Sri Ratnakaram Pedavenkamaraju (padre de Sai Baba)

 

      Sri Ratnakaram Pedavenkamaraju, quien ocupa un sitial prominente como el Padre para el descenso de Swami, ocupó su lugar en Vaikuntha, la morada de Vishnu, el lunes 4 de noviembre de 1963, a las 10.15 de la mañana. El Señor Sai ya había arreglado una tumba para él.

      Entonando los nombres de Dios, miles de devotos acompañaron el cuerpo hasta el sitio del entierro y llevaron a cabo los sacramentos. Swa­mi lo despidió del cuarto en el piso superior y le dio Sus bendiciones. Una persona piadosa que ya no tendrá más nacimientos, era de temperamento tranquilo y reservado. Lo habíamos visto durante los últimos cuarenta y ocho años. No mostraba ni un ápice de audacia o arrogancia por el hecho de ser el padre de un Avatar como Swami. Solíamos llamarlo "Abuelo". Visitaba sólo ocasionalmente el Mandiram. Pregun­taba acerca de nuestras necesidades y nos brindaba la ayuda requerida. A su muerte, un gran número de devotos le hicieron llegar mensajes de condolencia a Swami. A todos ellos, Swami les respondió así:

 

      "Muchos enviaron sus condolencias, para desear que su alma descanse en paz. Ése es el estilo del mundo. No obstante, a Mí me pareció antinatural, ya que es natural abandonar el cuerpo al completar el período de vida. El nacimiento y la muerte son asuntos de rutina. El morir es por el hecho de no morir de nuevo. El cuerpo es, para el alma encarnada, lo mismo que la vestimenta para el cuerpo. La conexión con el cuerpo es transitoria. La relación con el alma es eterna y verdadera. Sin embargo, por otra parte, lamentarse y dejar de reconocer la realidad es frustrante y deprimente. Desear que su alma encuentre la paz es aún más sorprendente. Si la paz es la naturaleza misma del alma, ¿cómo podría, entonces, serle concedida? ¡Cuán meritorio en este mundo es fallecer sin tener que ser servido por nadie! El día en el que él fue llamado el padre de Esta Persona, el día en que Esta Persona fue llamada su hijo, ese mismo día su vida se hizo bendita. Por lo tanto, dejen de sentir pesar por el upadhi (el vehículo para vivir) ya abandonado y aprendan a pensar en el Umapathi (consorte de Parvathi) en el momento de abandonar el upadhi". De esta ­manera, le enseñó una lección a la multitud de devotos.

 

      Pasaron meses, semanas y días. El Año Nuevo de 1964 llegó a los saltos y a los brincos. Habíamos estado esperando por largo tiempo las bendiciones del Parandhama del Señor Sai. Esa querida carta de Swami, que traía el venturoso mensaje, llegó a nuestras manos. Mi pequeño corazón se quedó extático, mientras ráfagas de felicidad y de amor interpretaban el estribillo.

 

¡Amanecer! Amanecer! ¡Venturoso Amanecer!

¡Tu corazón es, en verdad, el compasivo Amanecer!

¡Ése es el Amanecer de Brahma!

¡Éste es el virtuoso Amanecer!

¡Festival! ¡Para ti, hoy un festival!

El festival de repetir Mi nombre, ¡Sathya!

En verdad, ¡es el festival de la alabanza!

¡El carro de Brahma!

¡Esto mismo es el festival del Año Nuevo!

 

¡La verdad es siempre sólo verdad!

¡Sólo la verdad es Mi forma!

¡El Omkara sin forma es Mi verdad!

¡La dulzura de lo dulce es Mi corazón!

¡Contemplar a Brahma Mismo es tu dulzura!

¡El 'bindu' dentro de uno mismo es Brahma!

 

Sólo la Verdad veo, sólo la Verdad diré, oiré y veré.

¡Siempre estaré en ti!

¡Siempre estaré allí, cómodamente sentado en ti!

¡Llamando, saludando y esparciendo Mi gracia!

¡Lo que te digo es la Verdad misma!

Expresadas agradablemente para crear Dicha,

Mis palabras te harán sentir el éxtasis.

 

Sri Sri Sri Baba

 

 

      Aceptando dichosa este saludo que hizo revolotear mi corazón, ofreciendo con sinceridad ríos de nectarina felicidad a los lotos azu­les de Sus Pies, nos sentimos agradecidos por Su ilimitada bondad. Más tarde, viajamos hasta Parti para el Shivarathri.

      El Señor Sai nos bendijo, diciendo: "Este Shivarathri no tiene nacimiento". Por la noche, cuando los bhajans estaban a pleno, agitando las cavidades del corazón, se produjo el nacimiento del Lin­gam desde la boca de Swami, a las nueve de la noche. El Lingam era más grande que un huevo. Swami tuvo que estirar un poco Sus labios a ambos lados y extraerlo. En una comisura salió algo de sangre. Después de secarla con un pañuelo, Él les mostró el Lingam a todos. Era de color rosado. "Los cinco elementos se encuentran presentes dentro de esto. Observen los movimientos del sistema planetario. Las estrellas, el sol y la luna, y el movimiento de la tierra. Esto es una evidencia de que los catorce mundos están en Su vientre", dijo Swami. El aplauso de los devotos se elevó como el rugido del mar. Swami agregó: "Dentro del Lingam está todo: Fuego, Viento, Agua, Tierra… No se precipiten para verlo. También el Tercer Ojo está dentro de esto. En verdad, son afortunados, y sus vidas tienen mucho significado. Esta buena fortuna ha recaído en ustedes como resultado de sus buenas obras en vidas pasadas, no en este naci­miento. Durante el último nacimiento, el yoga de ustedes sufrió un revés. Haber sido elegidos entre los veintidós mil millones de con­juntos vivientes es la fortuna de ustedes. Sin desperdiciar más tiem­po, entonen el nombre de Dios y purifíquense. Éste es un Lingam estupendo, un extraordinario Lingam". Tan pronto como Swami expresó: "Todos ustedes que han recibido el Darshan de este Lingam no nacerán de nuevo", nuestra felicidad llegó a su cima. Los gritos de ''¡Jai!'' resonaron en todas direcciones.

 

      Existe una razón para que los Lingams emerjan únicamente en el día del Shivarathri. Cuando se excavó el terreno para sentar los ci­mientos del Prashanti Nilayam, se descubrieron panavattams (partes de abajo de lingams). Cuando se le preguntó a Swami por qué fal­taban los Lingams mismos, respondió que ellos estaban en Su estó­mago y que emergerían el día de Shivarathri para agraciar a los Pa­navattams. El Señor Sai nos concedió la buena suerte de tener el Darshan del Marakata Lingam (de esmeralda), del Akasa Lingam (etérico), del Neli Lingam (azul), del Pancha Lingam (quíntuple), del Swarna Lingam (de oro), del Panchaloha Lingam (aleación de cinco metales), del Rajata Lingam (de plata), del Trisula Lingam (del tridente) y de muchos otros.


Descaragar:

El afortunado Sri Ratnakaram Pedavenkamaraju (Padre de Sai Baba).doc

 

Extraído del libro: “Fuera de ti no hay refugio”

Por Smt. Vijayakumari

 

Categorías:Vida Sai Baba

QUIEN ES SATHYA SAI BABA, SU VIDA, SU OBRA Y SU MENSAJE

Om Sri Sai Ram,
 
Reciban un respetuoso saludo. En ocasión de celebrarse
el 85 aniversario de nuestro amado Bhagavan Sri Sathya Sai Baba, el próximo Martes 23 de Noviembre, compartimos material importante para todos:

¿Quien es Sathya Sai Baba?
 Su vida, su Obra y su Mensaje,
en adjunto encontraran el material.

Ver Archivos: 


Con Amor,
Rocío Silva y Arturo Salazar
Coordinación Nacional de Difusión
Consejo Central de Venezuela 


 
“Saturen su pensamiento, palabra y acción de Divinidad.”
El Único Principio Divino funciona a través de muchas maneras a fin de manipular y completar el proceso de creación. Todas las formas son fundamentalmente de la misma esencia. No existe ni superior ni inferior. Todos son igualmente Divinos. Cuando Dios desciende asumiendo una forma especial en ocasiones especiales para un propósito específico, Él es conocido como Avatar. Cada Avatar nace como consecuencia de la Voluntad Divina y con el propósito de restaurar el Dharma (Rectitud) y la vida moral.

BABA

Traducido de la pizarra de Prasanthi Nilayam, 04/11/2010

Caminen diez pasos hacia mi, ¡Yo dare cien pasos hacia ustedes! - Baba
Categorías:Vida Sai Baba

EL AVATAR DEL AMOR

 

 

” E L   A V A T A R   D E L   A M O R “

 

 

 

… “El plan y objetivo de las antiguas religiones de la India son sembrar las semillas del amor en el corazón humano para que puedan germinar y crecer en retoños de resistencia y florecer en tolerancia, rindiendo finalmente los frutos de la paz. El pináculo del pensamiento indio es la No Dualidad(Advaita), la experiencia del Uno, la negación de la dualidad. Algunos países marchan hacia el ideal de la libertad individual; otros buscan el predominio del Estado y la supresión del derecho del individuo a la libertad. Pero la India, desde tiempos inmemoriales, ha buscado inculcar en el individuo la lección de que él podrá ser libre sólo cuando conozca su identidad con todos; no los habitantes de su propio Estado o aquellos que hablan su propio idioma, o los de su propio color o creencia, sino toda la humanidad y todos los seres vivientes y no vivientes. La expansión es la clave de la felicidad y el amor es la infalible clave de la expansión. El hombre es pariente de todos, ésta es la enseñanza delSanathana Dharma.” … (1)

 

 

… “Lo Divino tiene en su visión a toda la humanidad; no puede ser limitado a una casta o un credo. Este avatar pudo haber nacido en determinada comunidad, pero ha venido aquí para ayudar a débiles, enfermos, desvalidos, menesterosos, los dedicados y orientados hacia lo Divino entre toda la humanidad. Ustedes se describen erróneamente como “sin guardián” (anatha), pero para cuidarlos y alentarlos está Dios, listo para responder a las súplicas, virtudes, bondades. Dios es el único anatha,ya que Él no tiene natha o guardián. Él es el guardián del universo. Nadie puede controlarlo, mandarlo o guiarlo. Cada ser que está afligido por el hambre tiene el derecho de pedirle a Dios comida. Él le ha dado el hambre, así que es su deber y su deleite proveer la comida que la puede mitigar. Por eso, ustedes también tienen el derecho de pedirle que les ayude a realizarlo a Él mismo.” … (2)

 

 

… “Dios es inescrutable. Es imposible comprenderlo en el mundo objetivo; Él está en el corazón mismo de cada ser. Las piedras preciosas han de ser buscadas en lo hondo del suelo; no flotan en el aire; así, busquen a Dios en las profundidades de su ser, no en la tentadora y caleidoscópica naturaleza. El cuerpo les ha sido otorgado para este alto propósito; pero ahora lo están usando mal, como la persona que cocinaba su alimento diario en la vasija de oro engarzada con piedras preciosas que había heredado.

 

El hombre exalta a Dios como Omnipresente, Omnisciente y Omnipotente; ¡pero ignora su presencia dentro de sí mismo! Por supuesto, muchos se aventuran a describir los atributos de Dios y lo proclaman como esto o aquello; mas no son sino conjeturas que reflejan sus predilecciones particulares.

 

¿Quién puede afirmar que Dios es esto o lo otro? ¿Quién puede aseverar que Dios no es de esta forma o con este atributo? A cualquiera le es posible tomar de la vasta extensión del océano sólo la cantidad de agua que contenga el recipiente que lleva. De aquella inmensidad sólo puede captar una cantidad mínima.

 

Cada religión define a Dios dentro de los límites de su credo y luego pretende haberlo aprehendido en su totalidad. Sucede como con los cuatro ciegos que hablaban del elefante como de un pilar, un ventilador, una cuerda o una pared, porque sólo tocaban una parte del animal y  no lo abarcaban en su totalidad. Así también, las religiones hablan sólo de una parte de Dios y aseguran que su visión es completa.

 

Cada religión olvida que Dios es todas las formas y todos los nombres, todos los atributos y todas las aseveraciones. La Religión de la Humanidad es la suma y sustancia de todos estos credos parciales, pues Hay una sola religión: La Religión del Amor. Los diferentes miembros del elefante que parecían distintos y separados para los ciegos, eran nutridos y movidos todos por una sola corriente sanguínea; las diversas religiones y credos que se sienten separados y distintos han sido alentados por una sola corriente de amor.

 

Al sentido de la vista le es imposible concebir la verdad; da sólo una información falsa e inútil. Por ejemplo, hay muchos que observan mis acciones y empiezan a alegar que mi naturaleza es tal o cual. Son incapaces de apreciar la santidad, la majestad y la realidad eterna que yo soy. El poder de Sai Baba es ilimitado, se manifiesta siempre. Todas las formas de “poder” residen en la palma de mi mano.

 

Pero aquellos que proclaman haberme entendido –los sabios, los yoguis, los pandits (eruditos), losjñanis (que poseen el conocimiento espiritual)-, todos ellos se dan cuenta sólo de lo menos importante, de la causal manifestación externa de una parte infinitesimal de ese poder, o sea, los “milagros”. No han querido ponerse en contacto con la fuente de todo poder y de toda sabiduría que está a disposición aquí en Brindavan. Se sienten satisfechos cuando logran una oportunidad de exhibir su sabiduría libresca y hacer gala de su erudición en los Vedas, sin percatarse de que la persona de quien emanaron los Vedas, está entre ellos y ha venido para su beneficio.

 

Esto ha ocurrido en todas las edades. La gente puede estar físicamente muy cerca del avatar; sin embargo, vive su vida sin darse cuenta de su suerte; eso sí, exagera el papel de los milagros, tan mínimos cuando se equiparan con mi gloria y majestad como lo es el tamaño y fuerza de un mosquito comparados con los del elefante sobre el cual se posa. Por eso, cuando ustedes hablan de estos “milagros” debo sonreír de compasión para mis adentros, porque permiten que se les escape tan fácilmente el conocimiento precioso de mi realidad.

 

Mi poder es inconmensurable; mi verdad, inexplicable e insondable. Expongo esto acerca de mí, pues ha surgido la necesidad; pero lo que estoy haciendo ahora es sólo obsequiarles una “tarjeta de visita”. Permítanme decirles que entre los avatares, sólo Krishna ha hecho declaraciones rotundas de la verdad tan clara e inequívocamente. A pesar de ellas, verán que en el curso de su vida el mismo Krishna sufrió descalabros en sus esfuerzos y empresas en algunas ocasiones, aunque también deben notar que esas derrotas constituyeron parte del drama que Él había concebido y que Él mismo dirigió.

 

Cuando los reyes le rogaron que evitara la guerra con los Kauravas, confesó que su misión en la corte de los Kauravas para lograr la paz había “fallado”. Pero Él no había determinado que tendría buen éxito: había decidido que la guerra se libraría. Su misión había tenido por objeto dar a conocer la codicia e iniquidad de los Kauravas a fin de condenarlos ante el mundo entero.

 

Sin embargo, debo decirles que durante este avatar de Sai no hay lugar para esa clase de “drama”, con escenas de fracasos y derrotas. Lo que ordeno, se cumple; lo que planeo, ocurre. Yo soy la verdad, y en la verdad no hay dudas ni temores ni doblegamientos.

 

El “desear” es superfluo para mí, pues mi gracia siempre está disponible a los devotos que tienen amor y fe firmes. Como yo me mezclo con ustedes hablando y cantando, hasta los intelectuales son incapaces de aprehender mi verdad, mi poder, mi gloria y mi verdadera tarea como avatar. Puedo resolver cualquier problema, no importa lo complicado que sea. Estoy más allá del alcanza de la indagación más profunda y de la evaluación más meticulosa. Sólo quienes han reconocido y experimentado mi amor pueden asegurar que han vislumbrado mi realidad, pues el sendero del amor es el camino real que conduce a la humanidad hacia mí. No intenten conocerme por medio de los ojos externos. Cuando van a un templo y se ponen de pie ante la imagen de Dios, oran con los ojos cerrados, ¿no es así? Porque perciben que sólo el ojo interno de la sabiduría les puede revelar a Dios. Por eso, no ansíen de mí triviales objetos materiales: anhélenme a mí y serán recompensados. Esto no quiere decir que no han de recibir cualquier objeto que yo les obsequie en señal de gracia, de la plenitud de mi amor. Les diré por qué doy estos anillos, talismanes, rosarios, etcétera: es para afianzar el vínculo entre mí y aquellos a quienes se los doy. Cuando les ocurre una calamidad, el objeto vuelve a mí en un relámpago y regresa a ustedes en un relámpago, luego de haber tomado de mí la gracia reparadora de la protección. Esa gracia está a disposición de todos los que me llamen por cualquier nombre o forma, no sólo de quienes portan esos regalos. El amor es el vínculo que obtiene la gracia.

 

Consideren el significado del nombre Sai BabaSa significa divino; ai o ayi, madre, y Baba, padre. El nombre indica madre y padre divinos, al igual que Sambashiva, que también quiere decir madre y padre-divinos (Sa-amba-shiva). Acaso sus padres físicos cultiven el amor con cierta dosis de egoísmo; pero esta madre y padre Sai les brinda afecto o los reprende sólo con el fin de conducirlos hacia la victoria en la lucha por la autorrealización.

 

Este Sai Baba ha venido con el propósito de lograr la tarea suprema de unir en una sola familia a la humanidad mediante el vínculo de la fraternidad; de reafirmar e iluminar la realidad átmica de cada ser, a fin de revelar la divinidad, que es la base sobre la cual descansa todo el cosmos, y de instruir a todos para que reconozcan la herencia divina común que une a hombre con hombre, de manera que el ser humano se desprenda de lo animal y se eleve hacia la divinidad, que es su meta. Yo soy la encarnación del Amor; el Amor es mi instrumento. No hay ninguna criatura sin amor; hasta la más baja se ama a sí misma. Y su ser es Dios. Así pues, no hay ateos, aunque a algunos quizá no les guste Dios o lo rechacen, al igual que los enfermos de malaria rechazan los dulces, o los diabéticos, que rehúsan comerlos. Aquellos que se precian de ateos, algún día, cuando hayan sanado de su enfermedad, amarán a Dios y lo reverenciarán.

 

Me veo en la necesidad de decirles todo esto acerca de mi verdad, pues deseo que mediten sobre ello y obtengan consiguientemente felicidad, para que se inspiren en observar las disciplinas establecidas y avancen hacia la meta de la autorrealización, la realización de Sai que brilla en sus corazones.” … (3)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(1)     Rajahmundry – 10-IX-69 – Mensajes de Sathya Sai – Vol. VII –

(2)     Anantapur – 21-VI-71 – Mensajes de Sathya Sai – Vol. VIII –

(3)     Brindavan – 19-VI-74 – Mensajes de Sathya Sai – Vol. IX –

Categorías:Vida Sai Baba

Las firmes resoluciones de Sai

 

Las firmes resoluciones de Sai

 

Para descargara clic en: Las Firmes Resoluciones de Sai      


     Después de un largo tiempo, nos volvimos a reunir en las arenas del Chitravathi. Mirándonos fijamente, Swami preguntó: "¿Por qué se han reunido todos aquí?''. Cuando respondimos: "¡Swami! Vinimos por Ti", replicó: "Es un gran error. ¿Qué es lo que hay en Swa­mi? Vienen aquí por el amor de Swami. Cargando sus baterías con el amor de Swami, recuerden cualquier cosa que hayan visto y oído, tan pronto lleguen a sus casas. Si, por el contrarío, se fueran con el doloroso pensamiento de que se van dejando a Swami, sus baterías se descargarían hasta la mitad, aquí mismo. Sus baterías no se descargarán, empero, si se van con la confianza de que Swami está con ustedes, a su lado. Si las baterías se descargaran, vengan de nuevo y recárguenlas. En asuntos que conciernen a Dios, no deberían tener duda alguna. Nada es mayor que la repetición del nombre de Dios, el Namasmarana. He comenzado el trabajo para el cual he ve­nido. Ha comenzado la construcción del edificio. La arena, el ripio y el mortero de cal están listos. Están puestos los cimientos. Este cuerpo físico tiene treinta y seis años de edad (1959). Todos estos días, he  recolectado y mantenido ordenadamente todo lo que necesito. Este edificio se convertirá en algo tan grande como el huevo cósmico, el Brahmananda. No se detiene por nadie. La oportunidad que tienen hoy en día no se repetirá. Antes de Shivarathri, tal vez incluso antes, lo verán por sí mismos. No encontrarán ni un centímetro de es­pacio. Bajo cada árbol, cada risco o roca, se aglomerarán cientos de personas. Hagan un gran esfuerzo por no desobedecer las palabras de Swami, más bien síganlas. Subrayo esto con énfasis. Llegarán los días en que recuerden todo lo que han experimentado. Hace tres meses que, incluso los que están aquí en el Mandir, podían ofrecer sus saludos. No es que no quiera darles una oportunidad sino que la multitud se ha multiplicado. Sin descuidar al Sai que han recogi­do, háganlo por completo suyo: una vez perdido, no podrán llegar a adorar Sus pies. No se derrumben confiando en las palabras de otras personas. Todo el tiempo he estado diciéndolo. Si son enga­ñados por otros, de nada les servirá romperse la cabeza después muy pronto, Parti va a sufrir una transformación masiva. Todavía es­toy reprimiendo Mi voluntad. Como esta sala es inadecuada, voy a hacer que se construya otra. Pero incluso ésa no será suficiente. Se necesitará un galpón tan grande como el cielo. En todo este tiempo, he viajado en automóvil y por avión. En adelante, ya no será así: Yo Mismo volaré por el cielo. (Se produjo una tempestad de aplausos.) Todas las personas serán testigos de ello al mismo tiempo. Nada me sigue, nadie lo hace ni lo puede hacer. Nadie puede engañar a Swa­mi. Si lo hicieran, morirían con la cabeza hecha pedazos. Todos son Míos. Si rezaran: 'La falta del servidor es excusada con un saludo'. Yo diría: '¡Amado Mío! ¡Aquí hay protección!'. Les he advertido una y otra vez, tal como lo estoy haciendo hoy mismo. No sientan pena después, porque no les he advertido.

      Dios ha sido llamado 'el ladrón del chitha'. Eso significa que si uno no obedece Mi orden, Yo lo tocaré y lo despertaré, le abriré los ojos, lo pondré a prueba y le devolveré su chitha. ¡Qué dulce es la frase 'Ladrón del Chitha'! (el ladrón de la mente de uno). Nuestra ciudad se convertirá en una Mathurapuri, una dulce ciudad, debido a las obras de Krishna. Se producirá sin duda. Lo que Yo hago no fracasará. (Resonaron los aplausos.) No hay nadie que me restrinja, el amor tan sólo me contiene. La razón por la que estoy estable­ciendo estos cimientos concretos, es que no se lamenten mañana de que Swami no se los dijo o no les advirtió. Incluso antes de que ol­viden, todas estas espléndidas obras se habrán cumplido. Mi volun­tad es como un disparo: el estampido sigue a la bala.

      Que no se les escapen los Pies a los que se han aferrado: sujeten a Dios, al Ser Supremo, con una mente limpia y pura. No los abandonaré. Tampoco ustedes me pueden dejar (un feliz batir de palmas se elevó como una tormenta de arena). El corazón del Ser Supremo es como manteca. El amor dentro de él no sufre cambio alguno, nunca se endurece".

 

Bhagavan Sri Sathya Sai Baba

Extraído del libro: “Fuera de ti no hay refugio”,

por Smt. Vijayakumari

 

Categorías:Vida Sai Baba

El Lingam Rosa de 1964

El Lingam Rosa de 1964.
Un Lingam muy raro.
[Extraído del Libro "Sri Sathya Sai Anandadayi" de Karunamba Ramamurthi]

  
 

El día de Shivaratri, en Febrero de 1964, los bhajans (cantos devocionales) comenzaron a las 6 p.m. A las 9 p.m. en medio de los sonoros cantos devocionales de los devotos, Swami materializó un lingam de Su boca. Era un lingam grande, de forma oval. Swami tuvo que abrir Su boca ampliamente para sacarlo, por lo cual un poquito de sangre apareció en el borde de Su boca. Swami se limpió la boca con un pañuelo y mostró ellingam a todos. El ligam era color rosa claro. Swami lo describió, “Este lingam tiene los pañchabutas (cinco elementos). Encierra en él estrellas, planetas, lunas moviéndose alrededor de los planetas, etc. esto es una nidarshana(evidencia) de que los catorce bhuvanas (mundos, planos de existencia) están presentes en Mi estomago”. Escuchando esto los devotos expresaron su alegría. 
  
Swami dijo, “Este lingam no sólo contiene los cinco elementos, pero también el Tercer Ojo. Todos ustedes son muy afortunados de haber presenciado este evento. Sus vidas están realizadas. Ustedes presenciaron este maravilloso evento debido a los méritos acumulados en sus vidas pasadas y no a causa de esta vida presente. Ustedes eran yogabhrastas en sus vidas pasadas (alguien que fue un yogui en vidas pasadas pero que perdió el estado yoguico antes de alcanzar la Liberación). Son afortunados de ser quienes obtienen esta oportunidad de entre millones de personas. Este es el brahmandalinga (lingam que engloba el universo). Es un lingam muy raro. Habiendo visto esto, ninguno de ustedes tendrá más nacimientos”. Escuchando esto, los devotos estaban eufóricos de alegría. En aquellos días, los devotos, como muestra de respeto, nunca aplaudían al presenciar los milagros hechos por Swami o cuando Él hacia tales declaraciones divinas. A veces Swami decía, “En lugar de palmear sus manos, golpeen sus pechos (queriendo decir, purifiquen sus corazones)”. 
  
Los bhajans continuaron durante toda la noche y a la mañana siguiente se le hizo el mahamangalarati a Swami. Habiendo tantos devotos sentados en los bhajans no había lugar y tuvimos que quedarnos parados a una distancia. Swami nuevamente mostró el lingam a todos. Él se nos acercó y nos lo mostró diciendo, “Ustedes deben ser devatas (seres celestiales)que están ahora bajo una maldición*, de otra forma, no habrían podido presenciar esto.” 
  
[*En las Antiguas Escrituras de la India hay muchos ejemplos de instancias en que seres celestiales, al cometer un error grave, fueron maldecidos por algún sabio o ser celestial superior y perdieron su posición celestial y tuvieron que nacer en forma humana para enmendar el error. Nota del Trad.] 
   
Traducción: Premashakti

Categorías:Vida Sai Baba

Las Riberas del Chitravathi: Esencia Espiritual

Para ver el documento Online completo haga click aquí:
https://docs.google.com/fileview?id=1nPFjnJc3MZt_KYqqZKORO9PBvC3siEp-wK3yxR7QC3nWm83-SUNT-MXexj9h&hl=en
 

Las Riberas del Chitravathi: Esencia Espiritual

 
(…) Si el devoto da un paso adelante, Dios da cien pasos adelante. Cuando doy un paso, me pongo a contar cuántas hormigas, otras criaturas y terrones quedan aplastados bajo Mis pies, y considero los pros y los contras respecto de por qué y por quién doy ese pa­so. Por eso Mis pasos son pequeños y bonitos. Aunque no le sirvan de ayuda a nadie, por lo menos eviten hacer al­gún daño. Si desean hacer verdaderamente feliz a Swami, compór­tense como miembros de una familia, sin pelear, echar culpas, maldecir u odiar. Cada vez que escuchen algo malvado, déjenlo ahí. Abrevien toda conversación innecesaria y de dudoso contenido. No apun­ten su dedo acusador hacia la maldad de otros. Más bien, vuélvanlo hacia sí mismos y corrijan el mal dentro de ustedes. Se ha perdido mu­cho tiempo en estas palabras. Aprendan la bondad, promuevan la bondad, distribuyan bondad y, haciendo feliz a Swami, alcancen la salvación.
 
Ver texto completo en archivo adjunto.
 

 

Categorías:Vida Sai Baba

Tu madre está parada justo frente a ti

Tu madre está parada justo frente a ti

… A continuación siguió a lo largo de la fila. La segunda pregunta la respondió con la extraña e indirecta manera que usa a menudo. Parándose frente a la señora que estaba delante de Ana María, Swami le preguntó: “¿Dónde está tu madre?”. La señora apuntó vagamente en dirección a las sillas en las que se sientan las damas ancianas y las enfermas. Swami le repitió la misma pregunta, pero esta vez mirando por sobre su cabeza directamente hacia Ana María. La mujer volvió a mover su brazo, señalando hacia donde estaba sentada su madre. “Allá, Swami”, dijo. Pero entonces, Swami respondió a su propia pregunta, mientras sus ojos miraban directamente a Ana María. “Tu madre está parada justo frente a ti”, dijo con una voz vibrante con el amor de la Madre Divina. De inmediato, Ana María supo la respuesta a su pregunta y la solución de su problema. Sai Baba era su Divina Madre y cuando ella clamó fervientemente pidiendo la ayuda de su madre, El había venido para aliviar la carga de su inmenso pesar. También entendió el sentido de las palabras que había oído el pequeño James: “Yo, yo”. “Yo soy tu eterna Madre Divina y he respondido a tu clamor por ayuda”.

Ver texto completo en archivo adjunto.

Categorías:Vida Sai Baba
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 156 seguidores